Orozco/Barrientos invitados de Snajer en Notas de Paso

Publicar imagen

En su octava temporada en Canal (á), el exitoso programa de entrevistas a músicos conducido por el destacado guitarrista Ernesto Snajer, invitó a Raúl Tilín Orozco y Fernando Barrientos para charlar sobre la actualidad de OrozcoBarrientos, una amena charla que fue emitida por el canal cultural en junio pasado. La entrevista tocó aristas conceptuales para mostrar los sonidos y reflexiones de estos grandes músicos, que contaron sus formas y vivencias intercaladas con canciones. Cerraron con una exquisita versión de “Caminito” en la que el propio Sanjer acompañó con su guitarra a los invitados.

ES – ¿Cómo compone sus canciones Orozco/Barrientos?
B – Habitualmente “Tilín” trae las melodías y yo le voy agregando una letra. Luego arrancamos con los ensayos y vamos componiendo los dos hasta lograr la canción.

ES – ¿Les pasó de proponerse vamos a hacer algo ya y encerrase a componer?
FB – En el álbum Tinto. Gustavo Santolalla que lo produjo, nos apuró con que faltaba una tonada y nos encerramos en el mismo estudio de grabación. Allí mismo salió “Bajo los sauces”
Pero lo normal es que nos tomamos un buen tiempo, fundamental para crear y que las canciones surjan con la libertad necesaria.

ES – Si quiero investigar ese universo mágico de las tonadas ¿Por dónde me recomendás empezar?

RO – En guitarras especialmente te digo Pedro Palacio, el Negro Cataldo, Ruco Azaguate. Tenés que ahondar en Palorma, en Anselmo Bustos, Pío Amaya en lo que hace a Mendoza, pero también en San Juan y en San Luis con el Trébol Mercedino por ejemplo. A todos hay que escuchar para entrar y entender la música cuyana. Especialmente Mendoza a diferencia de otras provincias se toca casi exclusivamente tonada.

Si no tiené esa alegría ni ganas de aprender del otro y ofrendar  lo que uno tiene estás acabado.

ES – Y son muy celosos de esa tradición. ¿Cómo tomaron el proyecto musical de Orozco Barrientos? Porque tiene esa base pero además le suman muchos aditamentos?
RO – Hemos sido perseguidos por comandos cuyanos! (Risas) … que salieron a buscarnos y nos pegaron con críticas fuertes
FB – Por otra parte es que no se entendía mucho, porque además también en Mendoza hay una tradición rockera y se extrañaban al verme cantando tonadas. Fue para nosotros una movida atrevida con una apuesta arriesgada. En mi caso yo no había incursionado en el folclore hasta el momento.

RO –  La propuesta musical era en mi caso muy rockera para ser folclore y en el de Fernando demasiado folclórica para ser rock. Estábamos en un punto como dice la canción “demasiado viejos para rockeros y jóvenes para morir”

ES – Igualmente Ustedes no hicieron mucho caso a las críticas iniciales y siguieron avanzando.
RO – Si, después se fue calmando todo porque se reconoce el producto musical como muy bueno, y que respetamos las bases.
FB – Fue fundamental nuestro vínculo con Gustavo Santaolalla. Porque hasta ese momento, hacíamos canciones para que las tocaran otros y ¡No las grababa nadie! (Risas) Entonces arrancamos nosotros.

ES – Pero eso fue al principio porque ahora las graban todos. Sabiendo esto, que ya sus canciones están en el imaginario popular fogonero ¿Les presenta una exigencia o condicionamiento a la hora de grabar el próximo disco?
RO – No, no recurrimos a lo que ya hicimos. Siempre estamos dispuestos a creaciones nuevas, a que aparezca una nueva melodía. Yo, por ejemplo, no escucho nada antes de componer y grabar para que no haya alguna influencia que impacte en mi inspiración.
Siempre está bueno aprender de todo y de todos. Hemos aprendido de mucha gente y siempre decimos con Fernando que el día en que nos aburramos y no queramos aprender no tocamos más.
Si uno no tiene esa alegría ni ganas de aprender del otro y ofrendar  lo que uno tiene estás acabado. Porque entonces sólo haces discos y te mirás en el espejo.

Ver nota completa